La FEN y el MARM organizaron la exitosa Jornada "¿Qué desayunan los españoles?. Un buen desayuno para un gran día"

La FEN y el MARM organizaron la exitosa Jornada "¿Qué desayunan los españoles?. Un buen desayuno para un gran día"

La FEN y el MARM organizaron la exitosa Jornada "¿Qué desayunan los españoles?. Un buen desayuno para un gran día"
· El desayuno es la primera comida del día, si se realiza diariamente y de forma equilibrada podemos relacionar este hábito con un óptimo rendimiento físico e intelectual. · El 71,7 por ciento de los españoles desayuna en casa y los alimentos que consume principalmente son café, pan y aceite de oliva. Madrid, 27 de octubre de 2009, la Fundación Española de la Nutrición (FEN) y el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino (MARM) han organizado la Jornada "¿Qué desayunan los españoles?. Un buen desayuno para un gran día", celebrada en la Escuela de Hostelería de Madrid. La Directora General de Industria y Mercados Alimentarios del MARM, Isabel Bombal, ha inaugurado la Jornada en la que el Subdirector General de Estructura de la Cadena Alimentaria, José Miguel Herrero, y el presidente de la Fundación Española de la Nutrición (FEN), Gregorio Varela Moreiras, han presentado un estudio sobre los hábitos de consumo de los españoles en el desayuno, en el que se constata que el 71,7 por ciento de los encuestados desayuna en casa y los principales alimentos que consume son café, pan y aceite de oliva. A continuación, se ha contado con una clase práctica impartida por la cocinera Araceli Conty, profesora de la Escuela Superior de Hostelería de Madrid. Según estos resultados del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, los productos que más se consumen, varían según se desayune en el hogar o en algún establecimiento público. En el primer caso, los españoles prefieren leche con café, pan, aceite de oliva, frutas, galletas, zumos, mermeladas, cereales y mantequilla, aunque el 77,8 por ciento de los encuestados sólo consumen dos o tres de ellos. Cuando el consumidor sale fuera a desayunar las bebidas favoritas son el café, el chocolate y los zumos, y entre los sólidos destacan aquellos con base de pan, bollería, jamón y embutidos, reduciéndose el consumo de bollería y chocolate según aumenta la edad. Aparte del 71,7 por ciento de los españoles que desayunan en casa, el estudio indica que un 23,2 por ciento lo hace en casa y fuera, el 3,7 por ciento sólo lo hace fuera y el 1,4 por ciento no desayuna. Los factores principales que llevan a los españoles a desayunar fuera son el hecho de estar lejos de casa, la falta de tiempo y la comodidad, siendo cafeterías, bares/tabernas y panaderías los que concentran el 75 por ciento de los desayunos, con un gasto medio 1,79 euros por persona. Por sexo, son los hombres los que salen más a desayunar, un 59,4 por ciento, y sólo un 40,6 en el caso de las mujeres. Por edades, la franja entre los 25 y los 54 años es la más habituada a desayunar fuera. También la localización geográfica influye, siendo en Andalucía y en el Área Metropolitana de Barcelona donde existe más hábito de desayunar fuera de casa. A pesar de ser conscientes de que se trata de una comida importante, se le dedica poco tiempo, alrededor de 13 minutos si el desayuno es en casa y 19 minutos si es fuera, aunque los fines de semana este tiempo aumenta ligeramente. El presidente de la Fundación Española de Nutrición (FEN), Gregorio Varela, en su intervención ha subrayado que el desayuno es la primera comida del día y que si se realiza diariamente y de forma equilibrada podemos relacionar este hábito con un óptimo rendimiento físico e intelectual y, aún más importante, con una mejor densidad de nutrientes, previniendo o evitando situaciones de malnutrición, tanto por defecto como por exceso. Si omitimos el desayuno es difícil que nuestra alimentación sea nutricionalmente correcta. Los estilos de vida actuales y la sensación de falta de tiempo han originado cambios en el patrón de distribución de comidas, y han contribuido a la realización de desayunos incorrectos, disminuyendo el número de alimentos consumidos e incluso omitiendo el desayuno. Para mantener la salud necesitamos consumir energía y diversos nutrientes que se encuentran almacenados heterogéneamente en los alimentos. Por ello, la dieta y por tanto el desayuno deben ser variados, además no desayunar siempre lo mismo contribuirá a evitar la monotonía y a disfrutar más de este momento del día. Un desayuno correcto debe incluir al menos alimentos de cuatro grupos distintos. Podemos aprovechar para consumir productos que deben estar presentes de forma diaria en la dieta como lácteos (leche, yogur, quesos,...), frutas (enteras, en forma de zumos, frutos secos,…) o cereales (pan, churros, galletas,…). La inclusión de leche o derivados lácteos en el desayuno proporcionará a la dieta total proteínas de buena calidad, calcio, vitaminas del grupo B y vitamina A; las frutas ayudarán a cubrir las recomendaciones de minerales, vitaminas hidrosolubles y fibra y los cereales aportarán hidratos de carbono complejos además de vitaminas y minerales. Este desayuno se puede completar con alimentos de otros grupos: azúcares, aceites y grasas, huevos, carnes o pescados. También, ha recordado que el desayuno no tiene edad, ya que, es un hábito saludable en todas las etapas de la vida y que para ser completo debe representar un cuarto de la ingesta calórica diaria.

Compartir:

Usamos cookies para personalizar el contenido y analizar nuestro tráfico. Por favor, decida si está deacuerdo en aceptar las cookies de nuestro sitio web.