PREBIÓTICO

Linea+ - ATamaño+ -
PREBIÓTICO
El concepto de prebiótico se ha originado a partir de dos observaciones: 1- hay bacterias que como cualquier organismo viviente, tienen requerimientos nutritivos específicos, 2- algunos nutrientes, principalmente los hidratos de carbono complejos pasan llegar al tracto gastrointestinal sin ser atacados por los enzimas digestivos y en el colon son utilizados como substratos por las bacterias residentes.

En 1995 Gibson y Roberfroid definieron un prebiótico como un ingrediente alimentario no digerible que estimula selectivamente el crecimiento de algunas bacterias del colon.

Los prebióticos más que proporcionar bacterias exógenas se dirigen a favorecer el desarrollo de las bacterias ya presentes en el colon. La atención se ha cifrado en aumentar el crecimiento de Lactobacillus y Bifidobacterium como los dos grupos principales de bacterias “amigas”. Así, el término “prebiótico” se ha utilizado para productos como los hidratos de carbono que fomentan el crecimiento de microorganismos beneficiosos.

Los posibles agentes prebióticos deben cumplir dos criterios: 1- deben escapar de la digestión por las hidrolasas provenientes de las secreciones pancreáticas e intestinales y por tanto se dicen que son resistentes, y 2- deben ser fermentados (selectivamente o no) por las bacterias sacarolíticas de la microflora colónica.

En sentido estricto, sólo los fructanos tipo inulina, que están presentes de forma natural en algunas plantas (raíces de ajos, cebollas, achicoria, entre otras), o son usados por la industria alimentaria por sus propiedades tecnológicas y nutricionales (como sustitutivos de grasas, o azúcar, o como fibra dietéticas) se deben considerar suficientemente estudiados en humanos para poder ser reconocidos como prebióticos.

Estos hidratos de carbono no digeribles son bifidogénicos incluso cuando se ingieren a dosis bajas (5g/día) por periodos de tiempo relativamente cortos (11 días). La relación de prebióticos incluye tanto hidratos de carbono no digeribles/fermentables como otros compuestos menos definibles químicamente que se mencionan como fibras solubles de la dieta. Los recientes desarrollos en la biología molecular a partir de los análisis de especies de bacterias en muestras biológicas ayudará a confirmar o identificar nuevos prebióticos entre nutrientes no digeribles en el futuro.

La utilización de los prebióticos por las bacterias colónicas conlleva en numerosos casos la producción de ácidos grasos de cadena corta (SCFAs). Estos agentes poseen un gran impacto sobre el ambiente del intestino grueso, el metabolismo de macronutrientes y en la prevención de enfermedades. Los SCFAs se absorben rápidamente y pueden utilizarse como fuente de energía entre comidas. Contribuyen al pH de las heces e influencian de manera importante la función colónica, de manera que pueden incluso disminuir el riesgo de cáncer. Se han propuesto además efectos beneficiosos de los galacto-oligosacáridos sobre los estados de constipación aunque los resultados no son conclusivos.

La combinación en alimentos de bacterias vivas y nutrientes (generalmente azúcares de los que atraviesan el TGI) que puedan ser usados por esas bacterias se conoce con el nombre de alimentos simbióticos, son por tanto, productos que contienen tanto prebióticos como probióticos. La combinación más popular hasta la fecha contiene Bifidobacterium y fructo-oligosacáridos, pero también son posibles otras combinaciones.
MiniFen

Calendario

«

»

Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Nube de Tags

Anything in here will be replaced on browsers that support the canvas element

Instagram