El Coco

Linea+ - ATamaño+ -
El Coco
El cocotero, árbol del cual procede este fruto, es la palmera más cultivada e importante a nivel mundial. A partir de esta planta se obtiene una gran diversidad de productos, siendo utilizado como alimento, bebida, aceite y , en ocasiones, como abrigo, etc. El principal producto exportado desde las distintas zonas de cultivo es la copra sin procesar seguido del coco desecado. El mercado más interesante tanto en Asia como en Europa y Norteamérica es el de agua de coco envasada, de gran aceptación y demanda cada año. Sin embargo, en ciertos países europeos, encuentra su mejor salida el coco fresco; el protagonista indiscutible de ferias y verbenas y de común uso en múltiples preparaciones de repostería artesanal e industrial. Podemos disponer de este fruto todo el año, siendo propio de las islas de clima tropical y subtropical del océano Pacífico. Su cultivo se ha extendido por Centroamérica, el Caribe y África tropical. Los tipos de cocoteros se clasifican en gigantes, enanos e híbridos y, dentro de cada grupo, existe un gran número de variedades. En cuanto a las características tienen una forma redondeada, presentando una cáscara externa, correosa y fibrosa, de 4 ó 5 cm de espesor, con pelos fuertemente adheridos a la nuez.. Posee tres orificios próximos entre sí y por uno de ellos es por donde se puede derramar el agua de coco antes de romper la cáscara. La pulpa contiene en su cavidad central el agua de coco, un líquido azucarado que se encuentra en una cantidad aproximada de 300 mililitros, encerrada en el interior. La cáscara interna es amarilla o anaranjada y la pulpa, de color blanco, es la parte comestible, de sabor intenso y muy agradable. Se conserva intacto a temperatura ambiente y una vez abierto es mejor conservarlo en la nevera en un recipiente con agua para evitar que se deseque y altere. Si queremos bebernos su líquido lo mejor es, una vez verificado que contiene agua, practicar dos orificios en los ojos germinativos del coco con clavo y martillo o sacacorchos y vaciar el agua en un recipiente. Para degustar la pulpa, serraremos el coco, separando la cáscara de la pulpa con la ayuda del martillo o introduciendo el coco en un horno caliente durante unos minutos. La cosecha del coco varía según el tipo de producción, sobre todo se hace de enero a julio. Si se comercializa como fruta fresca o si se destina a la industria con fines de envasar agua, la cosecha se efectúa cuando el coco tiene entre 5 y 7 meses. En esta época, el contenido de azúcar y agua es muy elevado y el sabor es más intenso. Si por el contrario se va a utilizar para la producción de coco rayado, deshidratado o copra (de la que se extrae el aceite), la cosecha se realiza cuando los cocos caen al suelo o cuando uno de los cocos de un racimo está seco, pudiendo permanecer en la planta durante 12 meses. El grado de maduración también va a determinar la composición nutricional del coco. La grasa constituye el principal componente tras el agua y éste es rico en ácidos grasos saturados 88,6% por lo que su valor calórico es el más alto de todas las frutas. A este respecto hay que destacar, que aun siendo el aceite de coco una grasa vegetal, al igual que sucede con los demás aceites tropicales, como el de palma o palmiste, se comporta como si fuera animal, debido al elevado contenido en ácidos grasos saturados, por lo que hay que tener cuidado con su utilización, que por otro lado, es de gran interés para la industria por ser un aceite de difícil enranciamiento y que proporciona a los alimentos un inmejorable aspecto, sabor y textura. Por ello se utiliza en la elaboración de productos de bollería industrial y en margarinas de bajo coste, con muy buenos resultados. Como es sabido, el consumo excesivo de alimentos ricos en grasas saturadas es perjudicial, en especial en personas con riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, ya que provocan un aumento de los niveles de colesterol en sangre. Sin embargo, el coco es una fruta que en nuestro país se toma en cantidades muy pequeñas, por lo que su consumo no plantea ningún inconveniente para la salud y enriquece nuestra alimentación en sustancias nutritivas ya que es rico en sales minerales, que participan en la mineralización de los huesos, como el magnesio, fósforo, calcio y potasio, y en otros nutrientes, destacando su aporte en fibra, que mejora el transito intestinal y contribuye a reducir el riesgo de ciertas alteraciones y enfermedades; tiene vitamina E, de acción antioxidante y ciertas vitaminas hidrosolubles del grupo B, necesarias para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Formas de consumir el coco: - Pulpa madura. Se puede consumir cruda (entera o rallada) o asada, formando parte de diversas preparaciones culinarias. - Pulpa gelatinosa. Se obtiene de los cocos aún verdes. Se come con una cuchara una vez abierto el coco. Contiene los mismos nutrientes que el coco maduro pero en menor concentración. - Agua de coco: es el líquido que se encuentra en su interior, tanto más abundante cuanto más verde está el coco. Ideal para calmar la sed. - Leche de coco. Refrescante y nutritiva, se obtiene exprimiendo la pulpa del coco una vez bien triturada, agregándole agua o leche de vaca. Se suele tomar como refresco o añadir a batidos de frutas u otros platos. Así mismo, el coco constituye un ingrediente básico en la cocina exótica y en los curries asiáticos, suavizando el sabor de las guindillas.
MiniFen

Calendario

«

»

Lun
Mar
Mie
Jue
Vie
Sab
Dom

Nube de Tags

Anything in here will be replaced on browsers that support the canvas element

Instagram